Cazadora de sangre

Si el amor es un derecho y la vida, un deber, ¿es la lucha una obligación? Estel se enfrentará al mayor reto de su existencia, que implica vivir sin la persona amada, complacer a los cazadores, descubrir nuevos secretos ancestrales y perdonarse a sí misma. Sin embargo, la eternidad es un plazo muy largo para esa tortura en soledad y buscará la forma de enmendar sus errores. La vida la tentará y confundirá hasta el límite de preguntarse qué siente o qué desea; no obstante, el corazón del vampiro es un lazo que tira de ella con fuerza, cercando su alma. Erik deberá enfrentarse a sus ambiciones y a sus sentimientos, aunque la decisión final lo arrastre en la vorágine del fuego eterno. Anthony, Arthur y Anastasia lucharán por liberar a Vampyria de su oscura maldición, sabiendo que el camino de vuelta es una pesada lápida.

 

Un Santuario en decadencia, una diosa aguardando en la sombra, una dragona sepultada por el tiempo, una sacerdotisa con ansias de poder, una ciudad maldita y una fosa cavada en silencio. La canción de vampiro es solo la magia que compone a los muertos, puesto que los vivos siempre dejan su música para el final.

 

Fin de la saga Canción de Vampiro.

banner_cazadora_enero1.jpg